Y cuando llegue la adolescencia ¿qué haré?

Ayer encontré está foto del día que nació mi hermano, 7 años más pequeño que yo. Probablemente la primera vez que sentí algo parecido al síndrome maternal.

Vi esta foto y luego me acordé de mi adolescencia, que vino unos años después. Cuando decides ser madre te imaginas a ti misma con un precioso bebé en los brazos pero no sueles imaginarte lidiando con un adolescente algo rebelde. Yo no sé yo si era rebelde pero sí recuerdo que recibí mi primera (y última) bofetada por parte de mi madre tras sacarla de quicio a los 12 años.

Y es que yo a los 12 me emborraché por primera vez, di el primer beso con lengua y me estrené yendo al cine con los de la clase (aunque en teoría iba enrollarme con el chico que me gustaba). Quizá algo precoz…

Total, que de mayor cuando empecé a tener ganas de tener hijos nunca me planteaba que un angelito con olor a bebé un día sería una pubescente algo insufrible que incluso puede que llegue a casa con aliento a vodka.

Menos mal que existen muchos años antes de la adolescencia para que los padres vayan preparándose. Si no fuera así los adultos nunca decidiríamos tener hijos. Y esto lo pienso mientras me vienen a la cabeza situaciones de mi pubertad en las que me recuerdo de lo más insoportable. ¡Que santa paciencia tenían mis padres y cuánto me río ahora cuando recuerdo esos momentos en los que crees que tus padres no te entienden: “¡Dedadme sola que no sabes por lo que estoy pasando!”

¡Y los pobres habían pasado por todo por lo que había pasado yo! Se habían emborrachado, se habían enamorado y también habían hecho “petting” (¡esta gran palabra!).

Sinceramente: No sé si sabré hacerlo bien. Pero da igual, porque eduquemos como eduquemos a nuestros hijos probablemente no les parezca bien. Y tardarán muchos años en entender que todo lo que hicimos lo hicimos con la mejor de las intenciones.

Por ello admiro a todas las madres, padres, tíos, abuelos, cuidadores etc… que han educado y educan lo mejor que pueden aún recibiendo duras críticas de los ya no tan pequeños.

Y yo espero poder leer este post en 10 años y pensar: ¡Va! ¡Esto estaba chupado!

O quizá entonces escriba sobre ello diciendo: Me c*** en la madre que la parió. !Esto es aún más complicado de lo que esperaba!

Ya veremos.

De momento mejor me centro en lo que estoy viviendo ahora porque también tiene tela…

¿No?

¡Feliz día niños adultos!

adolescencia-mymamigeneration
Mis 17. Casi adulta. Y luciendo unas hermosas cejas pobladas que lamentablemente ya no tengo. Cosas de depilárselas de muy joven…¡Ya no vuelven a crecer! Snif!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s