La madre y el alcohol.

Con este título parece que sea una borracha. ¡Pero no! Para nada… Aunque admito que a veces mandaría a todos a paseo y me bajaría al bar.

Hace tres años que el alcohol ha desaparecido completamente de mi vida. Antes me gustaba tomarme alguna cerveza o vinito pero con el primer embarazo dejé de consumirlo. Luego llegó la lactancia, después el segundo embarazo y ahora, pues dando el pecho. Me lo he tomado tan en serio que no ha entrado ninguna gota en mi cuerpo durante este periodo.

Y eso es como el sexo, cuanto menos lo tienes menos lo añoras. Con las birras/vino/gins/vermuts me ha pasado lo mismo. Como ya no existían en mi vida ni me acordaba de ellos.

Pero en mi viaje a Munich todo cambió.

De repente no pude resistir la tentación de tomarme un Glühwein (vino caliente). Y tampoco me pude resistir a tomar un segundo. Ni un tercero. Total, que sentí que había llegado el momento de volver a beber (con moderación, por supuesto, y siempre teniendo en cuenta la lactancia materna).

Me entregué al Glühwein y el frío alemán se convirtió en un clima caribeño. ¡Entras en calor en un instante!

De vuelta en Barcelona me vi preparada para quedar con las amigas y hacer lo que ellas hacen de vez en cuando: tomar una cerveza con alcohol.  De hecho estaba tan nerviosa que pedí una cerveza y un vermut a la vez. ¡Lo quería todo! Mis amigas saben la cara que puse cuando el camarero del Bar Tarambana me trajo la bebida: “¡Ay gracias, qué majo”!, le dije con una sonrisa de adolescente inocente mientras sentía un estallo de adrenalina en el cuerpo.

Ese primer sorbo de cerveza supo a gloria. Fue como un orgasmo. Bueno, casi. Un orgasmo mola más pero os prometo que la sensación fue muy fuerte. Me tomé la cerveza bastante rápido porque tenía un vermut esperando y también éste entró la mar de bien.

Así, entre vermuts y cervezas, risas y confesiones, pasé el rato con las amigas. ¡Ah¡ ¡Por cierto! Me olvidaba que también vinieron mi pareja e hijos. Por la tanto entre vermuts y cervezas también hubo chupetes y pañales. Es totalmente combinable, sobre todo si tienes un padre majete que se encargó casi todo el rato de los peques.

Tras un rato en el bar empecé a pensar lo guay que es reírte con las amigas, lo importante que es tener vida social tengas los niños que tengas y lo bien que sienta una cerveza de vez en cuando.

Y también pensé: “Esta noche toca sexo”.

Sólo necesito una copita para tener unas ganas tremendas…. Me pasé toda la vuelta a casa diciéndole a mi chico todo lo que iba a pasar una vez durmieran los niños.

Pero cuando llegó la noche, entre resaca y sueño, lo único que pude decir fue: “¡Mañana sí o sí!”.

Y esta es mi frase, día tras día. Por ello mi plan es: coger una canguro, tomar unas birras con mi chico y hacerlo en un portal. Si me espero llegar a casa, me duermo.

¡Esta es mi vida de madre!

¡Salud!

cararara-mymamigeneration
Tras la cerveza, en el parque pensado: “Adoro a mis hijos pero tengo ganas de estar con mis amigas en el bar”.
carafea-mymamigeneration
El alcohol me sube tan rápido que o consigo ni posar para la foto.

 

mami-mymamigeneration

 

 

2 comentarios sobre “La madre y el alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s