Nuestro aborto espontáneo.

Este  2016 me había propuesto muchas cosas, muchas las he cumplido y algunas me las he dejado para el 2017.

Pero para que no se me acumulen los propósitos de 2017 voy a quitarme uno de encima:

Hablar sobre el aborto espontáneo que sufrimos antes de que naciera nuestro primer hijo.

Hasta ahora lo mantenía en secreto y en 2016 me propuse contar mi experiencia cada vez que saliera el tema. Pero realmente nunca encontraba el momento, o nunca quería encontrarlo…  Por ello he decidido escribir la historia en mi blog, así cumpliré mi propósito y por fin, algunos amigos estaréis informados. 🙂

Debería haberlo contado desde un principio, cuando pasó, pero me daba apuro y sentía vergüenza. ¿Qué tontería no? ¿Por qué no explicarlo a los amigos? Desahogarse es bueno. Y si compartir vivencia pueden ser útiles o reconfortantes para otras personas, mejor que mejor.

Nuestro aborto espontáneo pasó en la semana 7. El test de embarazo había dado positivo y contentos nos dirigíamos a nuestra segunda visita con el ginecólogo.

Pero al empezar la eco, el médico nos comunica que no oye el latido. Hemos perdido el bebé, asegura. Oí esa frase y se me nubló la vista. No conocía a nadie a la le hubiera pasado eso y al procesar esas palabras me desmayé del susto. Me agobié porque de repente pensé en mis tíos, primos etc…que justo un día antes fueron informados, a través de mi padre, de que estaba embarazada. Yo había pedido que no explicaran nada hasta el tercer mes, pero no pudo con la emoción. En un instante toda la familia tenía un WhatsApp con el notición. Un día después, cuando me dicen que lo había perdido, lo primero que pensé fue: “y ahora toca dar la nueva noticia.” ¡Qué tristeza…!

Pues precisamente gracias a que mi padre hubiera informado a toda la familia sobre el embarazo, muchos tíos y tías, al conocer la noticia del aborto, compartieron historias conmigo. Resulta que a varias les había pasado lo mismo, o sabían de otras mujeres que también habían sufrido un aborto. Saber que yo no era rara me reconfortó. Me ayudó a no sentirme sola.

Por ello animo a todas y todos que hayáis pasado por esto no esconderlo y confiar la historia a amistades y, en general, a personas. Compartir ayuda y no sirve de nada mantenerlo en secreto. ¿No?

De hecho, tras mi experiencia supe que el aborto espontáneo sucede con bastante frecuencia y que, tras unos meses, la mayoría de mujeres consiguen quedarse embarazadas. (Aún así, cada mujer es un mundo y cada una tiene su historia.)

Y de momento nada más, chicos. Un día explicaré la vivencia con más detalles.

Os dejo que me reclaman mis dos peques. Mis dos soletes, que tras mucho esperar, ¡por fin llegaron!

¡Os mando un fuerte abrazo desde Suiza!

 

IMG-20161023-WA0012-01.jpeg
Foto familiar de calidad cutrilla pero ahora mismo no tengo nada mejor. ¡Lo siento!

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s